Paletas Ibéricas


Uno de los productos más interesantes de los provenientes del cerdo ibérico es la paletilla o paleta ibérica. Muchos tienden a pensar que la única diferencia de este sabroso manjar con respecto al  jamón es su menor tamaño, pero la realidad es que la paleta tiene sus propias características.

De hecho, sólo los más avezados en el mundo del jamón son en muchas ocasiones capaces de distinguir por el sabor cuando se nos está ofreciendo un jamón y cuando se trata de una paleta o paletilla.

¿Qué es la Paleta Ibérica? 

La razón del menor tamaño de la paletilla no es otro que su origen. Si bien el método de elaboración es igual al del  el del jamón ibérico, en cuanto al salado del producto en crudo y a su curación, las paletas se obtienen de las patas delanteras del cerdo, menores, por tanto, en forma y en peso, que las traseras de las que se producen los jamones.

 La paleta ibérica, así mismo, presenta características morfológicas que afectan al sabor del producto final. Estas tienen que ver con una mayor cantidad de hueso que en los jamones, además de una mayor cantidad de grasa, de forma general. Y eso hace que (siempre generalizando, que puede haber excepciones), la paletilla tenga un sabor calificado por muchos como más dulce y un aroma singular algo más fuerte que el del jamón.

 ¿Qué Paleta Ibérica Comprar?

Las paletas ibéricas se pueden adquirir de las mismas denominaciones de origen que el jamón, siendo por tanto las más destacables las provenientes de Huelva, Salamanca y Extremadura. A la hora de elegir entre paleta o jamón, en cualquier caso, cabría decir que además de las diferencias a nivel de sabor o aroma, nos puede convenir más una paleta por su menor tamaño si se va a consumir entre menos personas, ya que de esta forma la aprovecharemos más. 

Product added to wishlist
Productos agregado para comparar

Usamos cookies propias y de terceros para estadísticas navegación. Si navega signifca que lo acepta. Vea política de privacidad.